viernes, septiembre 06, 2013

Un camino común


El martes al salir del cole a las dos de la tarde, cansadas, hambrientas y con una sonrisa cogimos el coche para volver a casa mi compi Mª José y yo, al entrar ella me dijo partida de risa como si se tratase de la travesura más divertida:
.- Te das cuenta Carmen que después de 30 años de trabajo nos atrevemos a volver a empezar de cero una vez mas.
A mi que me encanta reírme con ella solo se me ocurre decirle:
.- Nosotras vamos a acabar empezando.
Y es que Mª José y yo juntamos nuestra vida profesional hace más de 20 años cuando nos dieron a la vez la definitiva a las dos en el mismo colegio. Un colegio grande y antiguo en todos los sentidos peyorativos del término.
Un año después, tuvimos la suerte de que el cole se desglosara y al colegio nuevo pasamos "la última generación" de docentes con quienes vivimos la fantástica aventura de poner en marcha un centro que partía de cero y en el que se reunía un grupo pequeño de personas que teníamos muchas ganas de que todo marcara diferencias.
Ella fue durante esos años mi compañera de ciclo y la persona que me animó a cambiar mi mirada a la educación.
Para mi fueron cuatro años maravillosos llenos de mucho trabajo, de entusiasmo, de risas, de inventar cosas nuevas, de trabajar en grupo, de aprender otros modos de ir a la escuela, de equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores...
Y se acabó, y separamos nuestros caminos físicamente porque yo tuve que cambiar de cole, pero no profesionalmente porque habíamos formado un vínculo de "formación" tan grande que lo hemos seguido manteniendo hasta hoy.
Pero años después tuvimos otra vez la ocasión de empezar un proyecto juntas, esta vez en el Centro del profesorado como asesoras participando en la planificación de una formación de la que llevábamos años siendo usuarias "al otro lado".
Fueron ocho años irrepetibles de  llenos de mucho trabajo, de entusiasmo, de risas, de inventar cosas nuevas, de trabajar en grupo, de aprender mucho otros modos de ir a la escuela, de equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores, y de soñar con la posibilidad de trabajar juntas de nuevo en un cole, pero a sabiendas de que los sueños, sueños son.
Y se acabó, y separamos nuestros caminos físicamente, porque ambas volvimos a la escuela y a centros diferentes con la seguridad de que esas aventuras de trabajo conjunto eran como dos loterías que habíamos tenido la fortuna de disfrutar pero que no nos volvería a tocar.
Y de forma increíble ahora, este curso, se nos ofrece de nuevo la posibilidad de participar juntas en la puesta en marcha de un centro nuevo con un grupo de docentes geniales con ganas de trabajar, con entusiasmo, queriendo inventar cosas nuevas, trabajar en grupo, aprender mucho otros modos de ir a la escuela, y equivocarnos de forma divertida y mejorar analizando los errores...
Y dejamos la comodidad de ir andando a nuestros centros, de una rutina ya aprendida y volvemos a coger el coche para hacer un camino que nos lleva a..., no sabemos bien a dónde porque el final aún estar por construir, pero que nos hace reírnos de nuevo y tener un proyecto común.
Llevo unos días en que me descubro sonriendo cuando estoy sola, porque aunque sé que esto es también temporal y que se acabará más pronto que tarde, voy a estar rodeada del optimismo de mi compi Mª José, de su hablar pausado e inteligente, de su análisis positivo de las personas, de su defensa vehemente de la escuela pública, de su capacidad de guiar a su alumnado con seguridad, con paciencia, con cariño, con respeto, con ese respeto tan profundo de quien está totalmente convencida de que las niñas y los niños tienen pocos años pero una gran inteligencia.
Y aunque ella es la culpable de que yo inicie esa sonrisa, por supuesto, en ella hay un lugar para Loleta, Paqui, Sofía y para el  resto de compañeras y compañeros que conozco menos pero que en estos días me han parecido geniales.



12 comentarios:

Juan Sánchez Martos dijo...

Empezar un nuevo proyecto y con semejante compañía es un LUJO.

Os deseo toda la suerte del mundo.

Carmen Pérez dijo...

!!!!!Qué sueeerte !!!!! Vaya lujazo trabajar juntas!!
Menuda envidia me dais!!!!


Mis mejores deseos para todas!!!!!

Que cole es????

lola dijo...

Si se puede mezclar la alegría por los que quieres y la envidia, eso es lo que siento yo ahora.
Avisad cuando os quede un hueco!!
Un abrazo a las dos!

Lola dijo...

Ayyy,que me has hecho llorar,me he quedado sin palabras

Anónimo dijo...

Me alegro muuucho por vosotras. Pero también me alegro más, si cabe, por la Educación en general y por el alumnado y sus familias que van a disfrutar de ese nuevo proyecto. Nosotros vamos a tener un nuevo espacio del que aprender.
Mucho ánimo y mucha suerte! Aunque no necesitáis ni lo uno ni lo otro, por vuestro carácter y por vuestro buen hacer.
Besos.
;)

fgpaez dijo...

Me alegro muuucho por vosotras. Pero también me alegro más, si cabe, por la Educación en general y por el alumnado y sus familias que van a disfrutar de ese nuevo proyecto. Nosotros vamos a tener un nuevo espacio del que aprender.
Mucho ánimo y mucha suerte! Aunque no necesitáis ni lo uno ni lo otro, por vuestro carácter y por vuestro buen hacer.
Besos.
;)

Luis M. Iglesias dijo...

A seguir...

Mucho ánimo y mucha suerte. Los demás ingredientes lo ponéis vosotros; el éxito está asegurado.

La educación está de enhorabuena.

#notodovanasermalasnoticias

Abracete desde Huelva!

Maricarmen dijo...

Siempre tus comentarios y tus reflexiones son un empujoncito para esta maestra que te conoció hace muy poquitos años, pero como dice el refrán "nunca es demasiado tarde".
Seguiré empapándome de todo lo que hacéis allá donde esteis . Os deseo todo lo mejor.

pepabb dijo...

Es maravilloso comenzar un proyecto y más aún si lo haces con personas a las que te sientes muy unida. Un lujo para la escuela pública. Me alegro mucho por ambas.

pepabb dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CARMENCA dijo...

Gracias a todos, Juan, Carmen efectivamente es un lujo tener un claustro como el que vamos a tener este curso.
Lola tu siempre tendrás un hueco y la pena es que no pudieramos conseguir que sea además un hueco físico ¡sería la repera!
Loleta yo también me emociono cuando por la mañana os veo y me doy cuenta que es real ¡os quieroooo!!!!
Fernando y nosotras sabemos mirar a los centros que coo el vuestro han sabido ir más allá de un trabajo individual y hacer una verdadera comunidad de aprendizaje.
Luis, las malas noticias son inevitables, pero las buenas están en nuestras manos y al igual que tú no nos pensamos rendir.
Mª Carmen pronto nos vemos y comenzamos un nuevo curso aprendiendo juntas, eres genia, compi.
Pepa sobre todo conseguir niñas y niños felices, para empezar nosotras ya lo llevamos de serie jejejeje.

Maria Jesús López Carrillo dijo...

Jo!!! Es super bonito lo que dices de tu compi, enhorabuena, la vida es sabia y premia los esfuerzos... ¡Que envidia me dais!!!!
Ya me gustaría a mí poder aprender de vosotras día a día.
Os mando un besazo a todo ese equipazo!!!!